home



¿Por qué usar cinturón de seguridad?

Su función es mantener al pasajero en su sitio y evitar que salga expulsado fuera del vehículo o se desplace dentro de él en caso de una colisión.

El cinturón debe ser usado en cualquier tipo de trayecto, corto o largo, urbano o por carretera, tanto en los asientos delanteros como en los traseros.

El 73% de los pasajeros que sobrevivió a accidentes con resultado fatal estaban con cinturón de seguridad.Fuente: National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA).

Seis de cada 10 niños mueren por no llevar cinturón de seguridad al momento de una colisión. Para un menor, salir expulsado de un auto que choca a 40 kms. por hora, es lo mismo que caer de un cuarto piso. Fuente: National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA).

Una persona despedida fuera del vehículo tiene cinco veces más probabilidades de morir que aquélla que permanece en su interior.

El airbag no es un sustituto del cinturón de seguridad, sino un complemento. Ambos elementos están diseñados para trabajar juntos y si el airbag se activa sin el cinturón puede ser incluso perjudicial.

¿Qué ocurre en un accidente automovilístico?

Al estar dentro de un vehículo, sus ocupantes se desplazan, sin sentirlo, a la misma velocidad que éste. Cuando ocurre un accidente, se producen dos impactos:

El primero es el choque o colisión como tal.
El segundo, es el choque de los ocupantes del vehículo con el parabrisas e, incluso, su expulsión fuera de él.

El vehículo se detiene inesperada y violentamente por el primer impacto, mientras sus ocupantes siguen “viajando” a la misma velocidad original que se desplazaban.

En caso de estar sin elementos de sujeción "cinturón de seguridad o silla de niños" ninguna fuerza actúa sobre ellos para detenerlos, hasta que se estrellan contra el volante, vidrios, panel de instrumentos u otro de los pasajeros.

Este último impacto es el que causa la mayor cantidad de lesiones y muertes. Esta es la importancia del uso del cinturón de seguridad, en los asientos traseros.

¿Qué ocurre en un accidente automovilístico?

Abróchese el cinturón ANTES de hacer partir el automóvil. Pida lo mismo a sus pasajeros.

El cinturón no debe estar retorcido o rozando contra cantos cortantes.

No pase la banda del cinturón sobre objetos duros ni frágiles como bolígrafos o anteojos, que ante la fuerza de un impacto podrían incrustarse en su cuerpo.

Pase la banda abdominal a la altura de la cadera, siempre bien ceñida, y en caso necesario se debe tirar un poco de la misma para lograr su ajuste.

La banda del hombro se debe adaptar a la estatura del ocupante con ayuda del regulador vertical del cinturón. No lo pase por debajo del brazo, porque frente a un impacto no le detendrá eficazmente.

Las embarazadas deben llevar colocado siempre el cinturón de seguridad. Para ello, la banda abdominal debe estar ajustada lo más posible a la región pélvica, para evitar la presión sobre el abdomen.

No lleve niños sobre las rodillas ni los incluya dentro de su cinturón.

No incline demasiado el respaldo del asiento hacia atrás, porque frente a un impacto podría deslizarse por debajo del cinturón (efecto submarino).
Cuando el vehículo ha participado en una colisión violenta, todos los elementos vinculados al cinturón de seguridad deben ser revisados y/o cambiados. Es necesario comprobar el estado de los anclajes.

El airbag NO es un sustituto del cinturón de seguridad, sino que un complemento. Ambos
elementos están diseñados para trabajar juntos. Si el airbag se activa sin el cinturón, puede ser incluso perjudicial.

¿Cómo proteger a los niños?

No permita que viajen sin asiento de seguridad. Los cinturones y los asientos normales del auto no están diseñados para detenerlos en caso de choque.

Los cinturones de seguridad están diseñados para adultos. Los niños menores de 8 años deben usar un asiento infantil de seguridad apropiado para su estatura y peso.

¿Desde que edad los niños deben ir en silla de seguridad?

Desde recién nacidos, al irse de alta desde la maternidad a su casa. Todos los niños deben ir en sillas adecuadas a su peso e instaladas de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

En la medida que los niños van creciendo las sillas se dividen en:

(para recién nacidos hasta los 10 kilos)
Las sillas que corresponden a este grupo siempre se instalan tras el asiento del copiloto, mirando en dirección contraria a la del auto, en una posición inclinada (45°). Esto porque el cuello del lactante es aún muy débil para sostener la cabeza. Están equipadas con un arnés de seguridad, de 5 puntas, que sujeta al menor.
(para niños entre 9 y 18 kilos)
Estas sillas se instalan en el asiento trasero, mirando hacia delante y en posición erguida. Al igual que las sillas del grupo 0, poseen un arnés de seguridad con elementos ajustables para la correcta posición de sus correas, cuyo lugar de salida se regula según el tamaño del niño. Estas sillas se sujetan al asiento del vehículo a través del cinturón de seguridad.
(para niños entre 15 y 25 kilos)
(para niños entre 24 y 36 kilos)

Estas sillas, también llamadas “booster”, se instalan en el asiento trasero, mirando hacia delante y permiten varios tipos de fijaciones.

Incorporan un arnés de seguridad para fijar al niño hasta cuando tiene una altura de 1.10 metros aproximadamente.

Están diseñadas para orientar el cinturón de seguridad del vehículo hacia el hombro y las caderas del menor, que son las zonas donde su sujeción es realmente efectiva en caso de accidente.

Sobrepasando esa altura, el niño debe ir sentado utilizando el cinturón de seguridad del vehículo directamente.

Se ha comprobado que los asientos infantiles de seguridad son eficaces en más de un 70% para prevenir la muerte y lesiones graves. Para que sean efectivos deben utilizarse correctamente.

Recomendaciones generales

Sobre sillas de seguridad y transporte de niños

Nunca adquiera una silla de seguridad usada o que haya participado en una colisión, ya que podría estar dañada estructuralmente.

Lea cuidadosamente las instrucciones de instalación de la silla para niños, recuerde que si se coloca defectuosamente pierde gran parte de su efecto protector. No utilice intervenciones caseras, solamente las piezas entregadas por el fabricante.

Evite que las correas del arnés de la silla queden torcidas cuando siente a su niño. No coloque las correas detrás de la espalda ni debajo del brazo, pueden causar daño en un accidente.

Las correas superiores del arnés de seguridad de la silla deben pasar sobre los hombros del pequeño, utilice los ajustes de la silla para conseguir esta posición.

Ubique la silla en el asiento trasero, en el espacio central si tiene cinturón de seguridad de tres puntas. Compruebe que la sujeción de la silla al vehículo sea lo más firme posible.

No exponga la silla a altas temperaturas, algunos materiales pueden calentarse y dañar al niño.

Compruebe la calidad del cinturón de seguridad del automóvil, ya que constituye la fijación de la silla al vehículo.

No utilice elementos no incluidos por el fabricante, como cubiertas para las correas, frazadas, cojines, etc. Estos pueden interferir con el ajuste correcto entre el niño y la silla.

El cuerpo del menor debe quedar bien apretado a la silla, debe caber un dedo entre la correa y el pecho.

Un niño NUNCA debe ser dejado sin observación en una silla de seguridad.

Los niños deben ser transportados en el asiento trasero del vehículo. Nunca lleve menores de 10 años en el asiento delantero.

No viaje con niños en brazos.

No comparta el cinturón de seguridad con el niño. El uso compartido, niño sobre el adulto, está descrito como la posición más peligrosa del cinturón de seguridad, y provoca severos daños. El adulto aplasta al niño contra el cinturón realizando un efecto cuchillo.

Evite transportar niños en la parte posterior de las camionetas o en la tercera corrida de asientos de los station wagon, ya que estas zonas están preparadas para absorber energía en caso de impacto trasero.

Evite transportar objetos contundentes sueltos al interior del vehículo. En caso de accidentes estos elementos se transforman en verdaderos “proyectiles”.

Use USTED su cinturón de seguridad. Los niños aprenden con el ejemplo.


Al Conducir

No utilice el teléfono móvil , disminuye la capacidad de concentración hasta en un 50%.

No fume, es otro factor distractor causante de accidentes.

No conduzca si ha bebido alcohol o está tomando medicamentos que disminuyen sus reflejos.

Respete las normas del tránsito.


En Chile, más de 150 niños menores de 12 años mueren anualmente en accidentes de tránsito y alrededor de 7.200 resultan lesionados de diversa consideración.*
Confiamos en que la nueva ley del tránsito, que obliga al uso del cinturón en todos los ocupantes del vehículo, y la educación que se pueda entregar, haga realidad un cambio en todos los conductores y quienes se suban a un automóvil